Pigmentos naturales, alternativas éticas para la industria cosmética

Pigmentos naturales de uso en cosmética

En la industria en general se utiliza una gran variedad de pigmentos para la formulación de productos; pero, en la industria cosmética las materias primas utilizadas deben ser seleccionadas cuidadosamente para que cumplan altos estándares de calidad con el fin de evitar reacciones adversas en los consumidores, como alergias.

Tal es el caso de los pigmentos naturales que han venido posicionándose como una importante alternativa frente a los pigmentos cuya fuente es de origen animal tales como el carmín de cochinilla, o el marrón rojizo obtenido de la sepia. Se identifica como una tendencia cada vez más fuerte la transparencia y origen ético de los materiales que es una demanda más fuerte por parte de los consumidores, por lo que a continuación te contaremos más sobre los pigmentos alternativos como los naturales y minerales.

 

 

¿Qué son los pigmentos naturales?

Los pigmentos naturales son sustancias que se extraen de medios minerales, vegetales o animales. Dependiendo del sistema que se utilice para su aplicación, puede obtenerse pigmentos o tintes con una tonalidad menos intensa que la adquirida con productos industriales, los cuales son obtenidos de forma artificial en laboratorios.

Pigmentos vegetales para cosméticos

En general, los pigmentos naturales cambian el color de la luz que se refleja como resultado de la absorción selectiva de color, y suelen encontrarse como polvos finos que se añaden a un aglutinante y, como la mayoría son insolubles, se mantienen en suspensión en el medio utilizado.

Pigmentos minerales

Los pigmentos de origen mineral que se añaden a un aglutinante permiten obtener tonalidades diferentes, como:

  • Rojo, con óxido de hierro.
  • Negro, con carbón vegetal.
  • Amarillo con cadmio y zinc.
  • Verde, con cobre, óxido de cobalto y zinc.
  • Azul, con manganeso.
  • Blanco, con zinc o titanio.
  • Dorados y cobrizos con arcillas.

Dependiendo con el tipo de tono pintura que se desea obtener se trabajará con el pigmento correspondiente y el aglutinante adecuado, que puede ser un acrílico, un polímero, un agente lipídico o agua.

Pigmentos de origen vegetal

Los pigmentos vegetales son muy numerosos y abundantes en el medio ambiente, y se pueden obtener extrayendo algunas sustancias presentes en las plantas, por ejemplo:

  • El rojo se obtiene del licopeno de las sandías, tomates, cerezas y pimientos rojos, madera de sapan.
  • El anaranjado se obtiene del betacaroteno de la zanahoria y la cáscara de naranja.
  • El verde se obtiene de la clorofila de plantas, algas verdes y vegetales como las acelgas, espinacas, pimiento verde y perejil.
  • El morado se obtiene de la remolacha, de la col y moras.
  • El azul se obtiene de los arándanos.
  • El amarillo se obtiene de las prímulas, del azafrán, la cúrcuma y curry.

¿Para qué se usan los pigmentos naturales en la industria cosmética?

Desde la antigüedad se han usado pigmentos naturales para obras artísticas o rupestres, utilizando los pigmentos naturales que tenían a la mano: hollín y carbón para negro, arcillas para los ocres, rojos y dorados, y cal o yeso para el blanco. Asimismo, hombres y mujeres los utilizaban para realzar su belleza.

Pigmentos naturales en cosmética

Los pigmentos ya se utilizaban en la prehistoria. Los artistas rupestres se valieron de lo que tenían más a mano: el hollín y el carbón, para obtener el negro; diversas tierras de colores para los ocres, rojos y sombras; la cal y el yeso para el blanco.

Asimismo, las primeras referencias sobre el uso de los pigmentos naturales como cosméticos datan del año 4000 a.C., en los tiempos de la antigua civilización egipcia, cuando hombres y mujeres pintaban sus ojos con polvos negros y verdes como el kohl negro (que aún se usa como delineador), pero que en ese tiempo tenía sales de plomo.

Precisamente esas sales de plomo se utilizaron hasta alrededor del siglo XVI mezclado con vinagre, pero a largo plazo se relacionó con la despigmentación de la piel, pérdida de cabello y podredumbre de los dientes. A partir de entonces se incrementó la paleta de colores para crear pinturas y tintes para la industria cosmética, estos últimos son sustancias que sí se pueden disolver en agua o en otro solvente en solución.

Beneficios del uso de pigmentos naturales en la industria cosmética

Para las empresas, adquirir pigmentos naturales es redituable al ser de bajo costo, de fácil acceso y como se obtienen con procesos biotecnológicos, se puede alcanzar grandes rendimientos al poder elaborarse colorantes que llaman la atención por su brillo, por ser adecuados para uso en la piel o cabello y amigables con la salud de los consumidores.

Además, estos pigmentos son una fuente sustentable y amigable con el medio ambiente ya que se obtienen de recursos renovables (con excepción de los pigmentos de origen animal, cuyo uso es menos frecuente), en comparación con los sintéticos.

Si estás buscando colorantes y pigmentos de origen natural , así como otros productos químicos para la industria cosmética, en el catálogo de Pochteca encontrarás todo lo que requieres de la más alta calidad para brindar a tus clientes solo lo mejor. Navega por nuestra página web para descubrir todos los productos que tenemos para ti, y si necesitas más información usa nuestro cotizador, donde con gusto te atenderemos.

 

Archivo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email
Skype

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros países