Extracto hidrosoluble de Té Verde

Descripción y generalidades

El té es un arbusto originario de Asia. Hoy día es cultivado en Japón, India, Sri Lanka, China, Sudeste de Asia y África. Debe ser regularmente podado para mantener una altura de 1,5 m para facilitar la recolección, que se realiza de forma manual. Solo se utilizan las yemas de las puntas y las hojas tiernas. El extracto de té verde se obtiene de las hojas de la planta Camellia sinensis. El té verde se compone de hojas sin fermentar. Se preparan secando al aire o con leña hasta que se enrollan, luego se presionan y se cuecen de nuevo al fuego hasta que se vuelvan de color marrón verdoso.

El extracto de té verde tiene las siguientes propiedades cosméticas:

  • Antioxidante: Las hojas de té verde son extremadamente ricas en compuestos fenólicos como ácidos fenólicos, flavonoides, flavonoides o taninos, y vitamina C, que son compuestos antioxidantes muy poderosos. El té verde ayuda a combatir el estrés oxidativo.
  • Regenerativo: El té verde tiene una actividad reestructurante de la piel, suaviza y aumenta la firmeza de la piel. Particularmente las hojas de té verde aumentan los niveles de colágeno y elastina y reducen la actividad de metaloproteinasas (MMP) y notablemente MMP-3, por tanto, la piel es más suave y menos áspera. El té verde ayuda a reparar y regenerar la piel envejecida.
  • Calmante: el extracto de té verde tiene propiedades antiinflamatorias y puede ayudar a calmar inflamaciones e irritaciones en la piel.
  • Protector UV: el extracto de té verde, gracias a sus actividades antioxidantes, regeneradoras y calmantes, ayuda a proteger la piel contra la exposición solar. El té verde reestructura la piel después de la exposición al sol, limitando la actividad de MMP-3 inducida por los rayos UV, disminuye las arrugas inducidas por los rayos UV y restaura el grosor de la piel.
  • Aclarante: el extracto de té verde aclara la piel inhibiendo la melanogénesis y más particularmente por la inhibición de la actividad enzimática de la tirosinasa.
  • Astringente y purificante: por la presencia de taninos y flavonoides, las hojas de té verde tienen una acción astringente. Las hojas de té verde están especialmente recomendadas para pieles grasas con exceso de sebo y poros dilatados.
  • Hidratante: el té verde tiene una actividad hidratante gracias a los azúcares, las proteínas y los aminoácidos, que participan en ambas formas de hidratar la piel: activa y pasiva; el fenómeno activo consiste en llevar a la piel agentes emolientes como humectantes y el pasivo involucra sustancias que actúan como una barrera para la Trans-pérdida de agua epidérmica.
  • Adelgazante: El té verde es una fuente natural de cafeína, que estimula la combustión de grasas y que por tanto exhibe una acción adelgazante. El extracto de té verde se puede utilizar en productos para el cuidado del adelgazamiento por su efecto lipolítico.