¿Qué es el Isopropil Xantato de Sodio?

Isopropil Xantato de sodio

El isopropil xantato de sodio, también conocido como xantato isopropílico de sodio o SIPX por sus siglas en inglés, es una sustancia química que se usa como reactivo de flotación en la industria de minería para la extracción de minerales de gran valor, como el cobre, níquel y plata. Es el reactivo de mayor selectividad porque tiene una cadena carbonada corta por lo cual es uno de los colectores más utilizados en todo el mundo para flotar minerales sulfurosos.

Su fórmula es C4H7NaOS2. Es un polvo de color ligeramente amarillo o verde amarillento, soluble en agua, con olor acre, que absorbe la humedad del aire y se descompone cuando entra en contacto con el agua. Cuando está en presencia de humedad, libera disulfuro de carbono que es una sustancia altamente inflamable. Es incompatible con gases y líquidos inflamables, peróxidos orgánicos, sustancias radiactivas y agentes oxidantes.

Isopropil Xantato de sodio, qué es

Características y usos

El SIPX es un colector más enérgico que el xantano etílico de sodio que se recomienda para la flotación de los minerales sulfurosos. Este reactivo es muy utilizado en la flotación del zinc, demostrando obtener una buena recuperación y una selectividad aceptable contra el fierro cuando el pH se mantiene en un nivel debajo del 10. También es una gran alternativa para la flotación de minerales que contienen piritas y pirrotitas, que son auríferas. Asimismo, se recomienda para la flotación de minerales con zinc como plomo-zinc, cobre-zinc y minerales refractarios de baja ley de oro.

   

Sin embargo, no se utiliza cuando se busca obtener grados altos de concentrado final de minerales sulfurosos, ni para flotar minerales oxidados o empañados, puesto que se obtienen resultados muy pobres. Del mismo modo, no se recomienda utilizar este reactivo en sustancias que tienen un pH por debajo de 6, puesto que suele descomponerse y puede llegar a perder su efectividad.

La dosificación más común del SIPX fluctúa entre 10 y 100 gramos por cada tonelada del mineral a tratar, y se recomienda una dilución de un 5% a un 25% como máximo.

Seguridad y almacenamiento

El isopropil xantato de sodio puede provocar irritaciones y quemaduras al entrar en contacto con la piel y ojos, así como ardor en la nariz y garganta si se inhala o ante un uso prolongado y en un lugar con poca ventilación, por lo que se recomienda el uso de equipo de seguridad personal durante su manipulación, especialmente con gafas, zapatos de seguridad con punta de acero y guantes de PVC, así como el uso de ventilación mecánica para dispersar los vapores.

Manejos del Isopropil Xantato de sodio

En caso de ingesta accidental provoca irritación del tracto digestivo, nauseas, vómito, diarrea, visión borrosa y dolor de cabeza, por lo que se recomienda acudir de inmediato a los servicios de emergencia, no dejar sola a la persona intoxicada y, si es posible, inducir el vómito de forma manual, sin dar de comer o beber nada que no haya sido recomendado por un especialista.

Respecto a su almacenamiento, se pueden usar tambores metálicos que se encuentren abiertos en la parte superior, así como bolsas de polietileno como forro interior con el producto almacenado.

Su almacenamiento debe ser en un lugar fresco, seco, bien ventilado, lejos del fuego o fuentes de ignición, no debe exponerse a los rayos del sol ni a ambientes húmedos.

En caso de un vertido accidental es indispensable contener el derrame de forma inmediata para evitar que el producto alcance la red de alcantarillado y los cursos de agua ya que es un producto altamente tóxico para la fauna acuática y peces. Una vez recogido el material, es importante depositarlo en un recipiente adecuado y limpiar los residuos con kits antiderrame, y no con escobas o trapeadores convencionales; estos también deben desecharse y etiquetar el contenedor como residuo peligroso para una disposición final ecológica y que no afecte al medio ambiente.

IMPORTANCIA DEL SIPX EN LA FLOTACIÓN

En la industria minera se ha utilizado la flotación como técnica de extracción y limpieza de minerales desde hace más de un siglo, de modo que se puede obtener materiales valiosos que han dado lugar a la minería como la conocemos en la actualidad. Sin el uso de reactivos para flotación como el SIPX, el mecanismo fisicoquímico de los minerales no se podría generar, ya que estos agentes modifican las condiciones para que sea posible su extracción.

Isopropil Xantato de Sodio en extracción minera

En Pochteca contamos con esta y otras sustancias químicas para procesos como la flotación que se utilizan en las plantas de procesamiento de minerales, nuestros productos son de la más alta calidad para que nuestros clientes los adquieran con la certeza de que sus procesos serán confiables, y que podrán obtener los resultados de calidad que buscan.

Te invitamos a navegar por nuestra página web para conocer todos los productos que tenemos para ti, y si necesitas más información contáctanos a través de nuestro cotizador, con gusto te atenderemos.

 

Archivo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email
Skype

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.